Extrema

scorched earth
“Abrasamiento” Ben Staley©

Dicen que hay que encontrar nuestras fortalezas y mantenerlas. Alimentarlas. Que todo es cuestión de crecimiento, la búsqueda de un ritmo que se pueda mantener a largo plazo. El lento avance. Nada espectacular. Sólo averiguar pequeñas tareas que se puedan hacer cada día y luego, después de un par de años, mirar hacia atrás y ver lo lejos que se a llegado. Pero yo soy una bala. Una avalancha. Yo me muevo a través de enormes intenciones y luego me estrello contra la pared. Soy una curva senoide, con todas las subidas y bajadas. Buscando con cuidado mis límites, avanzando en la oscuridad, con los brazos extendidos donde de pronto mis dedos encuentran un muro, mis debilidades. ¿Dónde empujar para derribarlo? No lo sé y empiezo a golpear hasta que me agoto. Me colapso. Me levanto de nuevo. Repito. Hasta el infinito. Logicamente sé que debe haber una mejor manera de lograrlo. Lentamente. Con paciencia. Practicando.

Mi doctor me dice que de lo contrario, la gente se quema, se desgasta, se rinde y sé que es verdad. Estoy en los dos extremos.

La primera vez que lo ví, le dije que me sentía como un fuego salvaje. Feroz, impredecible. Él supo que yo tiraría mi cabeza hacia atrás y reiría ante la duda del compromiso a mi tratamiento durante los siguientes meses, pero al final lo acepté. Renuncié al orgullo y a la idea de vivir en llamas. Pero he empezado a preguntarme, después de tanto tiempo viviendo en una tierra erosionada, qué crecerá después? Algo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s