Cenizas

“Debes estar preparado para arder en tu propio fuego: ¿Cómo podrías renacer sin haberte convertido en cenizas?.” –When Nietzsche Wept By Irvin D. Yalom

No hay esperanza. Hay vacío. Cepillas y cepillas el cabello pero no logras alisarlo.

Has intentado todo. Las cosas que solían funcionar ya no lo hacen.

Al final del día estoy de pie frente al tocador cubierto de polvo. Las rodillas se debilitan, algo está atorado en mi garganta. Es demasiado. Todo. Me paralizo y me cacho preguntándome  si algo importa.

La medicación, la terapia, las largas caminatas con Rigby por la ciudad, la yoga, la dieta, la escritura, el desarrollo de las habilidades, funcionando a toda máquina, pero aún sin sentir nada.

Pongo mis manos sobre el tocador y me miro al espejo. “Puedo hacer esto. Las cosas serán diferentes.” Digo, como esperando una respuesta de mi feflejo y sonrío.

Los mensajes de mis amigas me recuerdan las cosas que amo. Me dicen que las cosas bonitas sólo están cansadas y quietas, no se han ido para siempre. Promesas de que éste no es mi nuevo yo, mi nueva vida.

Entonces respiro profundo. Me siento en la cama,  saco mi pijama, me lavo los dientes, me desmaquillo. Todo es monumental y yo sólo siento que no soy suficiente para afrontarlo. Pero un paso a la vez, de igual forma lo haré.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s