Cómoda

Lee Jeffries
“Renovación” © Lee Jeffries, 2012.

En algún punto, tengo que terminar conmigo. Tengo que poner el punto final y empezar de nuevo. Guardar el último borrador de mi historia y seguir adelante. Eso pasa cuando se está trabajando en si mismo y se descubre que hay cosas que ya no funcionan.

Hay un nudo en mi estómago cada que pienso en mí. Estoy segura de que hay cosas que puedo hacer mejor. Conocerme a fondo y ser congruente con aquello que identifico como mis ideales. Tener más confianza y dejar de pensar que aquellas personas cercanas a mí verán mis defectos y se molestarán porque desperdician su tiempo.

No puedo evitar preguntarme lo que podría haber hecho si me hubiera esforzado sólo un poco más. Si hubiera estado más dispuesta a tomar riesgos para cambiar aquello que no me gusta. Pero no tiene caso, estoy mejor si dejo ir la idea de perfección para evitar reproches que este día son absurdos. Hasta ahora todo lo que he hecho lo he hecho para vivir, porque hasta ese momento pensaba que era una solución y la forma correcta. Me reconfortaba. Es como si hubiera corrido tan rápido como necesitaba para “funcionar”, para terminar la carrera, pero no tan rápido como lo podría haber hecho.

Cuando las cosas resultan ser más fáciles de lo que pienso no trato de hacerlas más duras. Cuando tengo éxito fácilmente en donde otras personas tienen problemas, no intento encontrar el punto del reto. Incluso en este blog, he encontrado un lugar en donde estoy a salvo, un poco vulnerable pero no completamente abierta. Escribo acerca de cosas difíciles pero hasta cierto punto que me hacen sentir cómoda.

Pero no quiero hacerlo más. Quiero que los proyectos me hagan salir de mi zona de confort. Que representen un reto. Quiero reconstruirme, quiero escribir de una nueva forma, llegar un poco más allá en cada postura de yoga, adquirir compromisos que honestamente no sé si pueda terminar y entonces hacerlos de todos modos.

Estoy cansada de estar cómoda. Estoy harta de saber que puedo hacer las cosas que quiero. Estoy harta de no tener las agallas para averiguar si mis sueños son más fuertes que yo.

Estoy lista para convertirme en la persona que siempre soñé. Ha llegado el momento para ser valiente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s