Semillas

BeFunky_132888_10151089266774702_1878166524_o

No estoy segura de donde empezó todo. Una semilla plantada por alguien cuando yo era solo una niña se arraigó y enredó al rededor de todo lo que aprendí a creer. Esta sensación de falta de valor. De no ser digna para ser amada. De tener patrones de pensamiento llenos de “si solo fuera más-menos…” Si fuera más saludable mentalmente. Si hiciera más ejercicio. Si fuera más delgada, más amigable, más graciosa, más interesante. La lista es grande.

Revistas, páginas web y libros llenos de consejos para mejorar cada aspecto de mi ser. Mi valor atado a una versión de mí misma que nunca existió. Que nunca lo hará… Perfecta.

Los trastornos alimenticios no tratan sobre la comida. Mi bulimia oculta algo más profundo, problemas fundamentales. Mi trastorno tapa mis luchas personales y dirige toda mi energia dentro de un limitado diálogo de comida, dietas y dimensión corporal.

A diferencia de mis experiencias pasadas con psicólogos, coaching y grupos de autoayuda, con mi actual terapeuta conductual Mariana, descubrí que no tengo que sanar todo el dolor subyacente para recuperarme de este trastorno, sino escoger parar mis conductas destructivas independientemente de los resultados. Mientras cada minuto, hora, día escoja detenerme, iré fortaleciendo la capacidad de controlar mis pensamientos; un compromiso conmigo misma sin importar qué, desarrollaré más herramientas de afrontamiento saludables. Si comienzo con eso, me mantendré en mi viaje de recuperación.

Al ir revelando lo que hay debajo del cascarón de mi bulimia, he encontrado conflictos llenos de contrastes, pero la verdadera fuente de dolor luce más clara ante mis ojos y un poco más dócil, sin privaciones físicas y obsesiones con los alimentos.

Tengo el resto de mi vida para aprender más de mi misma, de mis emociones, mi ego, mi Espíritu. No necesito a mi trastorno alimenticio para guiarme a través del autoconocimiento, no necesito al trastorno alimenticio para protegerme del mundo. Como Eleanor Roosvelt dijo, “Ganas fuerza, coraje y confianza por cada experiencia en la que realmente dejas de mirar al miedo a la cara. Te puedes decir a ti mismo, ‘He sobrevivido a este horror y podré enfrentarme a cualquier cosa que venga.’ Debes hacer lo que te crees incapaz de hacer.” Al detener mi comportamiento autodestructivo, me enfrento a mis miedos y actúo con coraje. Cada vez gano más fuerza y confianza en mi recuperación.

Pero este trastorno sabotea mis relaciones desde el interior. Hunde sus sucias garras en mi vida y no me deja ir. Colorea todo a su imagen. La poca posibilidad de alguna vez ser amada, poderosa parece cada vez más un hecho que una opinión. No encuentro ninguna evidencia de lo contrario. Por ahora mi total existencia  de nuevo señala a la verdad de que no soy un ser humano valioso para ser amado. Que necesito ser mejor antes de que alguien pueda hacerlo. Antes de que yo misma pueda hacerlo.
Cuando recién me cambié de casa hace un mes, no empaqué esos libros y revistas llenos de recetas para ser mejor. Rompí recortes de revistas llenos de redacciones de belleza y moda. Me deshice de todas las cosas de mis cajones y galerías multimedia que apuntaban al hecho de que necesitaba ser algo que no soy.  Todos esos libros de mierda motivacional. Las escalas para un indice de masa corporal adecuado y planes dietéticos bajos en calorías. Todas esas cartas de odio que alguna vez me escribí reprochándome de todos y cada uno de los fracasos que según yo tuve por no ser perfecta. Metas inalcanzables y abrumadoras de ser algún día alguien que no soy. De algún día ser el tipo de persona que querría amar. Conservar. Todo eso lo envolví y tiré a la basura para no invitarlos de nuevo a entrar en mi vida. Sé que el cambio ocurrirá gradualmente. La aceptación de que soy valiosa. Que no estoy rota o en necesitada de reparación. Que no necesito hacer nada, cambiar nada con el fin de ser la persona que otros quieren. Incluso yo. Yo soy la persona que soy y merezco bondad en mi vida. Nada ni nadie puede robarme eso.

No importa que no sea una yogi experta. Que quiero traer mi cabello corto un buen tiempo. Que tengo mis tatuajes y no renunciaré a ellos. Que la mayoría de los días uso maquillaje porque me gusta como luzco con y sin él. Que no sea lo suficientemente formal en mi manera de vestir. Que haya dormido con personas que no eran mis parejas formales. Que no sea lo suficientemente “femenina.” Que haya intentado suicidarme dos veces y a veces piense en volver a intentarlo. Que tenga un trastorno de personalidad. Que a veces quiera mandar todo a la mierda y acurrucarme todo el día en mi cama. Que he mentido acerca de quién soy por pensar que de esa manera me querrían más. Que me he cortado, dejado de hacerlo y volverlo a hacer más veces en mi vida de lo que puedo recordar. Que he cambiado de trabajo más veces que mis padres en toda su vida. Que ya he vivido con una persona. Que a mis 27 sigo en casa de mis padres. Que no quiero un “trabajo real” porque amo trabajar en mi proyecto. Que rio y lloro con mucha facilidad. Que derramo mi alma con extraños en Internet, pero a menudo no sé cómo hablar de mis sentimientos con mi familia. Que estuve en un hospital psiquiátrico. Que amo tomarme selfies a pesar de que a otras personas pueda parecerles pretencioso. Que a veces me siento más segura con mi perro que con mi familia. Que me siento atraída por hombres y mujeres. Que a veces aún le lloro a un novio que tuve en la universidad. Que suelo idealizar o empequeñecer a las personas con mucha facilidad. Que me he involucrado en relaciones violentas. Todo lo que importa es que empiezo a entender que cada parte de mí es decente, valiosa y merece amor a pesar de todas las razones por las que pienso que no. Y que incluso en los días, como hoy, en los que tengo problemas para creerlo, tengo que hacerlo. Escuchar solo mi timida voz que me mira como siempre he anhelado que alguien lo haga. Que cada parte de mí es amada, entendida y aceptada. Un paquete desgarrado y lleno de cicatrices que contiene una bondad inquebrantable que no tiene porque ser provada. Que existe sólo porque yo lo hago. Porque mi corazón aún late y mi respiración sobresale de mi pecho. Así como en el tuyo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s