Apuntando

Sé que estoy cayendo cuando empiezo a apuntar con el dedo. Cuando elaboro excusas. Cuando me empiezo a decir que la vida podría ser distinta si sólo esto o aquello. Pequeñas ideascomienzan a construirse en mi cabeza y no puedo apartarme de ellas. Siento que no puedo avanzar. Progresar. Enfocarse mi tiempo y energía de la manera que quiero. Por el trabajo, mi novio, las horas de sueño. Hay cientos de personas, actividades a las que puedo vincular mis defectos, pero al final regresan a mí.

Entonces así doy un paso atrás, y me digo honestamente las cosas importantes que he hecho. Y me pregunto si son correctas. Las cosas vitales que quiero sean parte de mí. Prioridades que a menudo se crean sin ningún aporte de mi lógica. Sin nada de mi esencia. Ellas parecen evocarse a sí mismas después de días de malos hábitos y malas noches de sueño. Antes de que empezara a prestar verdadera atención a lo que estaba sucediéndome, sin practicar yoga regular desde hace semanas. Ni siquiera he comido bien en meses, me encuentro flotando con la corriente oscura de nuevo. Viviendo sin intención.

Hay pocas cosas tan frustrantes como darme cuenta que no he estado prestando suficiente atención a su presencia. Caer dormida en el puso del baño con las manos y pies helados, sin tener idea del día que es. ¿Qué me pasó? ¿Cómo es que ya estamos a finales de enero del 2017? Es casi febrero y no he progresado realmente para las cosas que me propuse para Año Nuevo, y no es porque estoy triste. No es porque no tenga tiempo. No es porque estoy cansada, ni triste y enamorada al mismo tiempo. Es porque fallé para ver mi vida frente a mí.

 Mi vida no es un desastre. No estoy rota. Esto no es como el agua sucia. Simplemente dejar ir y ver lo que sucede. Nunca nos convertimos accidentalmente en la gente que queremos ser.

Parar de señalar con mis dedos. Deje de culpar la falta de movimiento hacia adelante por cualquier cosa o alguien, a excepción de esa persona a la que no le he estado prestando atención en el espejo. Ella aún quiere las mismas cosas que logró antes y ella comienza a preguntarse porqué maldita sea no estoy escuchando.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s