El Monstruo Más Grande

Soy suicida. Y no. No es lo que crees. Estoy a salvo. No me estoy haciendo daño. No tengo un plan y no planeo nada. Pero soy suicida. Y no puedo recordar cuando no lo era.

La gente piensa que cosas como el suicidio son blancas o negras. La gente suele ponerle etiquetas a las cosas, y ser suicida para mí entra en areas grises de diversos matices. A veces me pregunto si esto tiene sentido para alguien más. 

Yo puedo tener el mejor día de mi vida y aún así las ideas suicidas me acompañan. No necesito estar deprimida para pensar en quitarme la vida. Seguiré teniendo esos pensamientos si estoy rodeada de gente que amo, o si hago algo que realmente me apasiona.

Me levanto todas las mañanas pensando que sería mejor estar muerta, pero me distraigo rapidamente escuchando a mi perro emocionarse al sentir mi aroma detras de la ventana. Aún lo pienso, pero trato de no darle el poder suficiente para que crezca en mi cabeza. A lo largo del día enfrento diferentes retos que afectan mi subconsciente haciendo que las ideas suicidas sean más fuertes o permanezcan bajas casi como un susurro.

Me debo explicar mejor. 

A veces ser suicida es distinto a tener ideas suicidas. Es de hecho una sensación. La sensación de tener comezón y no ser capaz de rascarse. La oscuridad cuelga sobre ti. Es ansiedad y depresión. Un estado mezclado. Te estas ahogando, no hay aire y no sabes que será lo siguiente. Solo tienes que seguir adelante. Y mientras la sensación se desarrolla, avanzar a través de tu día tan normal como puedes, sin alimentar el malestar.

Algunos días son más difíciles que otros, y hoy es uno de esos. Sé que no me estoy sintiendo bien. Me levanté pensando que todos estarían mejor sin mí. Después empecé a pensar acerca de mi futuro y mi corazón se detuvo un poco más. Comencé a pensar en mis padres y mi depresión se tornó peor. Continué pensando sobre todo lo que he hecho hasta ahora para formalizar mi carrera como escritora, y Dios, cualquiera puede hacerlo mejor que yo. Si no puedo encontrar algo que me motive lo suficiente ahora ¿qué hará la diferencia mañana?

Las lágrimas se amontonan en mi interior porque es demasiado. Todo. Me siento como una mala broma. Siento que me ahogo, una vez y otra y otra vez. Todo sería más sencillo si se detuviera por tan solo un corto instante, pero no se puede. Se termina o continúa. La vida es así. Si la terminara mi familia podría estar lejos del caos que significo la mayor parte del tiempo.

Sin embargo la manera en la que me siento no es un reflejo de la realidad. Se que tengo razones por las cuales vivir. Se que las cosas mejorarán eventualmente.

Se que mi familia me ama y la gente a la que no le gusto no importa, de hecho probablemente tampoco les importe una mierda. Esta sensación pasará. Solo deseo que mi mente y mi cuerpo continúe sosteniéndome mientras eso sucede.

No estoy mal tampoco. No he tenido intentos en al menos dos años y estoy orgullosa de ello. Cada atento a mi vida termina igual, caigo en un profundo sueño por el efecto de las pastillas y al despertar me reprocho mis propias acciones. 

Suelo soñar románticamente con mi propia muerte cuando siento que no tengo nada que perder. Pero ahora todo está en la linea principal y estoy aterrada cuando mis pensamientos son más ruidosos que mi voz. Tengo esperanza de que no siempre sea así y necesito admitir que tal vez necesite hospitalización de nuevo.
Tengo grandes planes para mi futuro. Supongo. Entonces no hay de que preocuparse. No intento acabar con mi vida y no me estoy haciendo daño. Y si lo estuviera, iría al hospital. 

Escribo esto para que se entienda mejor el significado de sentirse suicida. Es mucho más que algo de un sólo día. Algo que pasa en un solo día. Todo es más profundo que eso. Son años de tormenta. Incluso en días buenos. No sucede de la nada. No es un acto cobarde. Es un acto de alivio.

La gente con enfermedades mentales vivimos en lugares negros y areas grises. No es algo que se apaga y enciende. Viene en olas que golpean y se van. Pero siempre regresan. Y no hay nada que quiera más en este mundo que pudieran desaparecer de una buena vez. Pero soy una guerrera de mi propia mente y voy a continuar defendiendo mi paz interior hasta el último de mis días.

6 Comments

  1. si en este preciso instante, estuvieras frente a mi,
    reirías de una manera tan autentica,
    sin decir una sola palabra, deberias verme!
    no soy la cura a la soledad, pero soy buena compañía,
    te daría amor autentico cada mañana,
    un buen desayuno
    (bueno, seguramente me volvería a acostar, tu me conoces,)
    hasta que un dia, …..
    te convirtieras en mi esposa, o en mi asesina si gustas!,
    te extraño muchísimo,
    extraño tu voz, tus frías y delgadas manos,
    lamento haberte fallado,
    lamento que haya pasado tanto tiempo,
    pero era necesario para ser tuyo,
    para que no hubiera nada a medias,
    te amo muchísimo,
    no soy ni la mitad de aquel que conociste,
    soy mas que eso,
    soy un guerrero invencible,
    un super sayayin supongo!
    eso me enseñaste,
    y por eso te amo y te admiro,…
    soy tuyo,
    te amo sugar..
    ahí estaré para ti, siempre….
    y no estas sola,……no mas!
    lo juro por lo mas sagrado que tengo……

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s