Cuando el peso se convierte en tema de conversación

“¿Acaso ganaste/perdiste peso?” Es quizá una de las preguntas más comúnes que recibo de familiares y amigos. Y definitivamente la primera que escuche antes de un simple “Cómo Estás”, cuando los veo después de un tiempo.

En el invierno a donde quiera que voy escucho “¿estás lista para el verano?”. En el verano la pregunta de cada grupo de amistades es “¿segura que vas a comer eso si vas a ir a la playa de vacaciones?” “Bueno en realidad puedes comer lo que sea porque siempre haz sido delgada”.

Tal vés la gente siente que puede preguntar lo que sea o que lo tomaré como un halago. Sin embargo, lamentablemente no hay mucho que pueda hacer sobre lo que otros dicen, incluso si lastiman mis sentimientos o si me provocan pensamientos de ansiedad o estrés.

Yo ya no recuerdo ningún momento en el que no estuviera súper híper alerta sobre mi peso o mi cuerpo. ¿Cuándo crecerán mis pechos? ¿Cuándo dejarán de tocarse mis muslos cuando mis piernas estén cerradas? ¿Son mis brazos muy gordos? ¿Cuándo desaparecerán mis rollitos en el abdomen al sentarme? ¿Acaso me veo cachetona en mi selfie?

Empecé a realizar “dietas” cuando tenía quince años. Mirando atrás, eso era algo completamente absurdo. Porque ¡maldición! era demasiado joven, casi una niña. En ese momento debí haberme preocupado solo por pensar en qué regalarle a mi mejor amiga por su cumpleaños o planear un nuevo paseo para mi perrita. No debía estar preocupada contando calorías o matándome de hambre porque me aterraba subir de peso.

Estos pensamientos permanecieron conmigo a través de toda la universidad, incluso en mi pasantía en España. Estos aún están conmigo y las pequeñas voces me critican diario. Se que esas voces no son yo, no realmente, no por completo, pero eso no hace que las voces sean menos tóxicas y crueles.

Conforme la vida se hizo más compleja y la escuela más dificil, me encontré en extremas dietas y purgas más agresivas, cuando comencé a ver los resultados me dí cuenta que desarrollé un trastorno alimenticio que se apoderó de mi vida sumado a la ansiedad y depresión, cada comida se fue convirtiendo en un castigo que me alejaba de mi “cuerpo soñado”.

Entonces cuando me preguntan si he ganado o perdido peso, ni siquiera escucho la parte de “ganado o perdido” peso. Todo lo que escucho es un comentario sobre mi cuerpo, haciendo que las distorsionadas percepciones y sentimientos regresen. Mis inseguridades y necedidades de restringir los alimentos se desatan así como mi TLP.

Actualmente estoy en un peso sano. Permanezco en la escala de peso “normal”, y tengo un índice de masa corporal equilibrado. Sin embargo, cada día es una batalla que me recuerda lo delgada que puedo ser de nuevo. La grasa que protege mis órganos vitales, esa grasa que no me hace gorda sigue ahí, hablándome diario. Porque tenerla no me hace solo grasa, al igual que tener codos no me hace solo un codo. La misma lógica que mi mente racional entiende a veces me hace solo más dificil aceptarme. Incluso si fuera gorda ¿qué? ¿Cómo puede una autoproclamada feminista, permitir anticuados ideales patriarcales disminuir mi propia autoestima?

Entonces porfavor, no hagan comentarios de mi peso, incluso si tienen buenas intenciones. Incluso si tú piensas que diciendo “oh, haz perdido peso” es un cumplido, mi mente solo me dice que es porque pensabas que antes yo estaba gorda. Mi tormentoso diálogo interno, mis restricciones autoimpuestas, mi autocrítica de nunca acabar sin importar mi reflejo, mis ansiedades e inseguridades solo crecen para empeorar mi estado permanente de alerta.

Digo estas palabras sabiendo que Tus Palabras no vienen del mismo sitio que el mío. Tú no hablas porque tengas miedo por mi salud o bienestar. Lo dices como un punto de discusión y un tema de chisme. No soy tu recurso de entretenimiento, y mi peso no es de interés público. Por favor, no continúes señalando mi peso. Sin importar que gane o pierda, soy más que un número en la báscula. Todos, somos más que eso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s