Quiero un amor.

Libre. Un amor que me recuerde al mío propio. Colmado de perdón y libre de reproches. Un amor que me ofrezca aceptación y cobijo. Que me tome de la mano y comparta mis silencios. No quiero algo que resane huecos ni barnice ausencias. Lo quiero hoy. En esta plaza. Conmigo. Un amor espiritual y expresivo. Que sea espléndido. No mísero que me de lo que le sobra. Que se comparta y sepa quererse. Estoy lista para un amor flexible y autónomo. Un amor que al mirarse al espejo se inunde del regocijo de estar vivo, empapándose de los defectos de su cuerpo como un arquetipo de autenticidad. Un amor que viva bajo el agradecimiento y no entre los mantos del ego enfermo. Un amor humilde de corazón que sea y no parezca. Que viva y no aparente. Que sienta, ame y respete. No debe ser dificil de encontrar, solo hace falta creer que lo merezco. Porque en medida que vaya practicando un amor de espléndido así conmigo misma, sé que llegará solito, sin necesidad de buscarlo, gracias a que ya habré estado en compañía de la mejor fuente de amor infinito. ¿Sabes por qué? Porque en este mundo no hay parejas felices. Hay personas felices que se hacen pareja.

Shareny.

22 de agosto del 2014.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s