Perdonar y confiar.

Nunca ha sido fácil decir que en mi vida a menudo atravecé períodos de desempleo debido a mis problemas recurrentes debido a la depresión y a mi trastorno límite de personalidad, mucho menos aceptar que en muchas de esas ocaciones contribuí debido a mis acciones de autosabotaje, (pero ese es otro tema que abordaré en otro post próximamente).

A veces, estas épocas desempleadas llegaron a durar desde varias semanas hasta un par de meses. De cualquier manera, mi cuenta bancaria se agotaba y me encuentraba en la misma situación que todos los demás: necesitando dinero desesperadamente. En un principio ni era tan problemático ya que aún vivía en casa de mis padres, quienes amorosamente siempre estuvieron ahí para tenderme su mano y apoyo incondicional. Incluyendo aquél tiempo hace cinco años en el que era maestra de español en una secundaria privada, y en el que comenzó mi camino hacia mi recuperación de una condición que no sabía que tenía, mi TLP.

En mis tiempos de desempleo, recuerdo que había muchas cosas a considerar cuando navegaba en línea a través de los diferentes portales de trabajo para decidir postularme a una vacante: las horas, la carga de trabajo, las vacaciones, los salarios, la ubicación, la cantidad de interacción social, etc.

Cuando era recién egresada de mi licenciatura, en aquellos momentos en los que nadie quería contratarme por mi falta de experiencia el hecho de buscar una opción laboral era realmente abrumador, años después supe que es aún más difícil de hacer cuando tu salud está mermada por una enfermedad mental.

No olvido que la mayoría de las descripciones de puestos o anuncios contenían una lista de responsabilidades y especificaciones con frases como “saludar alegremente a los clientes”, “sonreír” o “buscamos personas con talento”, condicionantes que significaron una pesadilla cuando salí de mi internamiento psiquiátrico después de haber renunciado a mi trabajo de docente, ya que no pensaba en mí misma como una persona con esas cualidades, me era imposible hacer esas cosas, “saludar felizmente a los clientes”, “sonreír”, “trabajar bajo presión” o creer siquiera que tenía talento.

La sola posibilidad de volver a forzarme a estar bien durante ocho horas al día era suficiente para llorar y jurarme que era una inútil e inservible para ejercer un trabajo por más sencillo que éste se describiese en las vacantes.

Las búsquedas de empleo se volvieron con el tiempo cada vez más difíciles y desalentadoras. Me agotaba la poca energía que tenía. Me frustraba tanto conmigo al ver como mi currículum estaba “manchado” por ausentismos debido a mis renuncias motivadas por la depresión.

Yo misma sin saberlo en ese entonces alimenté mi situación con la culpa, llevándome al círculo de la depresión, la autodevaluación y la ansiedad.

Ver todas las cosas que según yo nunca podría ser, fue sumamente perjudicial para mi autoestima, porque mi voz interna me bastaba para empezaba a decirme que no debería molestarme en intentarlo. No era cada descripción de trabajo, el problema era que no me perdonaba, que no aceptaba a mi TLP, ni a mi historia. El enojo y mi poco autovalor me hundía más y más. Porque gracias a ello, no me creía capaz de hacer todas las tareas que leía en los portales y en las empresas.

Estaba en la inevitable espiral: ningún empleador me quería. Mis cualidades, conocimientos y habilidades no eran suficientes. Me decía a mi misma que no valía nada, que nunca conseguiría un trabajo decente.

Hoy sé que todo lo que me hago, todo lo que me digo y lo cruelmente que me juzgo en los periodos de desempleo es un error, una injusticia para mi propia vida: “Si tan solo hubiera hecho un máster. Si tan solo fuera mejor. Si tan solo no estuviera mentalmente enferma. Si tan sólo fuera perfecta”. Me he repetido eso una y otra vez en mi mente tantas veces, que aún hoy me cuesta trabajo no creerle a esas palabras.

A pesar de que logré ya hace tres años entrar a trabajar al Periódico Noticias, donde me ejercí profesionalmente durante los últimos dos años, hasta septiembre del 2018, que por motivos de desarrollo y crecimiento me ví forzada a buscar otras opciones, por primera vez sin encontrarse entre las razones mi salud mental.

Pero eso no me excentó a deprimirme nuevamente, ni a autodevaluarme, es por eso que escribo hoy mis experiencias con las épocas de desempleo, porque no puedo permitirme tirar a la basura todo lo que soy, por unos cuantos meses difíciles.

Afortunadamente hoy 29 de enero del 2019, comencé a trabajar en una empresa global de telecomunicaciones (con la que nunca jamás hubiera soñado) después de haber competido contra 80 personas. Después de todo, después de años, lo logré, y lo mejor es que es el comienzo.

No voy a permitir que mis dudas, ni mis inseguridades que me asaltan como ¿Soy realmente lo suficientemente buena? o ¿Realmente puedo hacer este trabajo?, me quiten lo que yo solita he conquistado, y es que mi historia está llena de algunas veces en las que pasé por alto grandes oportunidades porque no creía que fuera buena como para hacerlo. Incluso si esa oportunidad me hubiera llevado a la carrera de mis sueños, estaba demasiado asustada y no creía que fuera capaz.

Bueno, quizás también tú que me lees hayas perdido algunas oportunidades, es por eso que estoy aquí para decirte que no puedes dejar que tu falta de confianza te obstaculice.

Ya sea que estés buscando un trabajo para ayudar a pagar el alquiler, comiences desde cero en un lugar nuevo o quieras comenzar a perseguir tus sueños, no puedes permitir que ese bully de tu cabeza te detenga.

Todos comenzamos en diferentes lugares para construir nuestras carreras. No hay nada de qué avergonzarse si estás en la parte inferior y avanzas hacia arriba. No hay nada de qué avergonzarse si lo estás intentando por enécima vez. Está bien volver a empezar. Lo valioso es que lo estás intentando, reaprendiendo, trabajando por ser mejor y más saludable.

El dinero es importante y solicitar un nuevo trabajo siempre da miedo. Creeme lo se. Pero ha habido ocasiones en las que probé que mi depresión y mi trastorno estaban equivocados y que yo era más que capaz de realizar mi trabajo y todo terminó bien. Es por eso que me recordaré esto cuando vuelvo a dudar. Puedo hacer esto. Sé que tú también.

4 Comments

  1. Hola, me identifique mucho con lo que escribes, aún estoy en la búsqueda pero cada vez más cerca de ese nuevo comienzo que señalas. El sabotaje mental siempre ha estado presente en mi vida, las cuestiones aún no logro entenderlas, me falta mucho por recorrer, pero lo importante es que estamos de pie como todas unas guerreras; ni la depresión, la ansiedad y en mi caso uno que otro ataque de pánico, han podido vencerme. Me alegra tanto que estés feliz! Te envío un abrazo. Annia Vázquez.

    Le gusta a 1 persona

    1. Me alegro que sigas de pie. Eso es un gran logro, aunque a veces parezca poco, principalmente ante nuestros ojos, y eso lo digo porque en lo personal siempre soy mi peor crítica. Mi corazón te abraza.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s